El nuevo proyecto de los realizadores Óscar Gómez e Iván Valentín, que no te va a dejar indiferente. Con esta película nace una forma innovadora de hacer cine, y además, buen cine.

Cómo ya ocurrió hace unos años con El proyecto de la bruja de Blair, donde unos jóvenes cineastas explotaron de forma magistral los recursos que disponían, ahora llegan estos directores Óscar Gómez e Iván Valentín y le dan una vuelta más de tuerca.

The Dark Village es una experiencia innovadora, grabada en plano secuencia, y sin un guión al uso, nos sumerge de lleno en un viaje donde acompañaremos a cuatro jóvenes que se adentran en el bosque, siguiendo las indicaciones de un mapa. Ellos nos guiarán a lo más profundo del bosque, donde se encontrarán con situaciones que jamás desearían haber vivido.

La propuesta del proyecto es de lo más interesante: un escenario con dificultades durante el recorrido, actores que han creado unos personajes, y un rodaje en plano secuencia, con un guión conceptual y diálogos improvisados. Podríamos decir que es una fusión entre cine y un scape room. Y el resultado es espectacular.


The Dark Village no es solo cine. Es una experiencia.